Novedades

Te invitamos a celebrar los 101 años en Óptica Alemana HSM

La historia de los 101 años de Óptica Alemana

¿Quieres participar en nuestros eventos 101 años? Haz clic aquí 

fundadores2

Un relato sobre mi abuelo el fundador de Óptica Alemana…

    Contaba mi padre hace unos años la historia del nacimiento de la Óptica Alemana;  cuando mi abuelo Ernesto Schmidt Mumm, un joven aventurero decidió dejar su país para encontrar nuevos horizontes en un continente desconocido. Con pocas prendas abordó el barco que lo llevaba al oeste donde el destino le dará sus próximos años de vida.

Era antes de la primera guerra mundial cuando pisó por primera vez Barranquilla y viajó hacia la capital por tierra.  Fue entonces que descubrió que podía ayudarle a las personas a recuperar su visión con gafas prefabricadas, ya que la profesión de optometría aún no se había establecido en Colombia. Con maletines llenos de gafas de diferentes fórmulas inició su viaje por los pueblos ofreciendo la mejor solución visual posible a aquellos que habían perdido su vista. Encantado de poder ayudar, decidió estudiar esta profesión y unos años después se enruto hacia su patria. La primera guerra mundial apenas había iniciado y cuando quiso hacer el trasbordo en Estados Unidos fue detenido por su nacionalidad alemana. Tuvo la suerte que le permitieran ser residente bajo custodia en Pensilvania, allí donde se encontraba la facultad de optometría

Volvió a Colombia esta vez decidido abrir la Óptica en la capital del país. Sus clientes que había visitado por toda Colombia lo buscaban para ser atendidos. Rápidamente se dio a conocer la Óptica Alemana.  Todos los días había filas que se extendían por la calle, por aquellos que buscaban volver a ver nuevamente.

Por su estricta y meticulosa personalidad, era exigente en ofrecer la mejor calidad posible a sus clientes. Pagar impuestos era sagrado para él y sus amigos se burlaban por su rectitud alemana.

En uno de sus viajes a Alemania se casó con Ella Mumm, amante del arte con quien tuvo 5 hijos y dos hijas.  Tres hijos siguieron sus pasos, Ernesto Schmidt se graduó como oftalmólogo en Alemania, Wolfgang Ernesto y mi padre Helmuth estudiaron optometría en Minneapolis y siguieron sus pasos hasta el día en que mi padre, un científico innato, se fascinó por los Lentes de Contacto e inició su propio consultorio en la calle 19 con 5ª  en 1957, brindando una nueva solución visual al país.

Por un momento te invito a imaginarte cómo era la vida 100 años atrás: no había aerolíneas, las personas se transportaban en barcos, carrozas y solo pocos privilegiados tenían un carro,  generalmente con un chofer, pocos tenían teléfono, apenas existía la radio, ni pensar en el televisor y la mayoría de casas aún no tenían luz. No había aire acondicionado, llegar de la Costa a Bogotá era una aventura en sí y duraba días; en ese entonces Colombia apenas estaba incursionando en la salud visual. Un mundo tan diferente al de hoy,  donde a un clic  puedes obtener cualquier objeto que deseas, 100 años atrás todo cosa que nuestros ancestros obtuvieran requería de un gran esfuerzo y una vez en sus manos el objeto se preservaba como un tesoro. Nadie se imaginaba productos desechables, volúmenes de basura, comunicación inmediata, problemas climáticos etc…. una vida tan diferente en tan poco tiempo,  algo inimaginable para nuestros jóvenes.

Solo me pregunto ¿Cómo viviremos en 100 años, que nos espera…?

Leonor Schmidt



Programa Tu Cita



1. Ingresa tus datos

2. Elige tu Sede


3. Día de preferencia